Dietas milagrosas

Dietas milagrosas
14
feb
General

En nutrición no existen los milagros, cualquier persona que necesite bajar de peso tiene que saber saber que la única manera de perder grasa corporal es mediante una dieta equilibrada y unos cambios en los hábitos alimentarios, sin olvidar el ejercicio físico. Por lo tanto los objetivos serán a medio y largo plazo

 

¿En qué consisten las dietas milagro?

 

  • Carecen de rigor científico
  • Se caracterizan porque o bien proponen una reducción drástica de energía (son muy bajas en calorías) o bien son desequilibradas en algunos nutrientes porque excluyen de la dieta algunos alimentos necesarios para el organismo.

 

Cómo identificarlas:

 

  • Prometen resultados rápidos y espectaculares sin esfuerzo (hasta 5 kg a la semana)
  • Prohíben el consumo de un alimento o grupo de alimentos
  • Contienen listas de alimentos buenos y malos
  • Exageran las cualidades nutricionales de algún alimento.
  • Están basadas en el consumo de productos dietéticos, a los que atribuyen propiedades cuasi milagrosas que suelen ser muy caros.
  • Contradicen la opinión de expertos sanitarios.
  • No especifican con claridad la cantidad de alimento que hay que tomar
  • Proponen una reducción exagerada de calorías.
  • No indican el número de comidas que hay que realizar al día
  • No están elaboradas por profesionales cualificados como dietistas o nutricionistas

 

Clasificación:

 

Dietas hipoenergéticas de muy bajo valor calórico:

 

  • Algunas de estas dietas aportan únicamente de 400 a 800 Kcal/día, lo cual provoca sensación de debilidad, malestar, mareo, sensación de frío,fragilidad en las uñas y el cabello, insomnio, irritabilidad, ansiedad y pérdida de la menstruación en mujeres.
  • En la actualidad se considera que dietas por debajo de 1200 Kcal/día en mujeres y de 1500 Kcal/día en hombres implican un aporten insuficiente de vitaminas y minerales que pueden dar lugar a un déficit nutricional.
  • Ejemplos: Dieta shelton, del astroanuta, saciante, weight watchers, de la fibra, del buen humor, del sanwich, etc...

 

Dietas ricas en proteínas y grasas y pobres en hidratos de carbono:

 
Consisten en prohibir o restringir aquellos alimentos ricos en hidratos como el pan, la pasta o el arroz y sustituirlos por alimentos proteicos y ricos en grasas
 
  • Aumentan los niveles de colesterol y ácido úrico en sangre
  • Provocan estreñimiento por falta de fibra en la dieta y a la larga aumentan el riesgo de desarrollar tumores en el colon
  • Promueven la pérdida de masa muscular.
  • Producen un aumento de cuerpos cetónicos que al ser tóxicos provocan mal aliento, falta de apetito, náuseas, mareos y fatiga
  • En situaciones prolongadas se puede dar una descalcificación ósea y originar problemas renales.
  • Ejemplos: Dieta disociada, de las proteinas, del Dr.Atkins, Dunkan, de la clínica mayo, scardale, montignac, etc...

 

Dietas ricas en hidratos de carbono:

Consisten en el consumo exclusivo de hidratos, prohibiendo en algunos casos el consumo de alimentos proteicos y grasas.

 

  • Provocan un riesgo de carencias de ácidos grasos esenciales, vitaminas liposolubles y proteinas.
  • Debido al exceso de fibra disminuye la absorción de minerales como el hierro o el calcio y puede provocar diarreas y flatulencia
  • En los casos más extremos como en la dieta cerealista macrobiótica se puede dar lugar a una pérdida importante de la masa muscular, bajadas de tensión arterial y arritmias.
  • Ejemplos: Dieta detox, saciante, del arroz integral, macrobiótica, etc...

 

Monodietas:

Se basan en el consumo de un solo alimento, que da nombre a la dieta, al cual se le atribuye propiedades beneficiosas.

 

  • Son altamente desequilibradas y pueden provocar un déficit importante de nutrientes si se siguen durante un tiempo prolongado.
  • Son muy difíciles de seguir y aburridas
  • Pueden desembocar en trastornos digestivos y psíquicos

 

Riesgos de las dietas milagro

 

  • No funcionan, en poco tiempo se consigue el efecto contrario y se recupera peso poniendo en riesgo la salud
  • En ocasiones suponen un coste económico en productos dietéticos muy elevado. 
  • Provocan desequilibrios energéticos y déficit de vitaminas y minerales
  • Aumentan el riesgo de padecer alteraciones renales, del hígado, óseas y de desarrollar tumores de colon
  • Puede producir alteraciones gastrointestinales como vómitos, diarrea o estreñimiento
  • En lugar de fomentar unos buenos hábitos dietéticos, crean confusión e inducen a errores.

 

Más información en el siguiente enlace del ministerio de sanidad: aesan.msssi.gob.es/AESAN/web/rincon_consumidor/detalle/dietas_milagro.shtml