Consejos para evitar el reflujo gastroesofágico

Consejos para evitar el reflujo gastroesofágico
6
may
General

El reflujo gastroesofágico es un trastorno digestivo muy frecuente que consiste en el paso del contenido gástrico desde el estómago hacia el esófago debido a una alteración en los mecanismos de barrera. El síntoma más común es la acidez que puede llegar a provocar una lesión de la mucosa del esófago.

El cardias o esfinter esofágico inferior funciona como una válvula, permitiendo el paso de los alimentos hacia el estómago y evitando que el contenido ácido de éste pueda  volver hacia el esófago. Existen una serie de alimentos que disminuyen el tono del cardias, impidiendo así que cumpla su misión. Al final de este artículo podéis consultar un listado con estos alimentos.

 

Causas

Se produce cuando el contenido ácido del estómago pasa al esófago debido a una incompetencia del cardias o esfinter esofágico inferior (EEI) causando síntomas como pirosis (acidez) o lesionando la mucosa del esofágo. Entre los factores de riesgo más comunes encontramos:

  • Hernia de hiato
  • Obesidad
  • Consumo de alcohol y tabaco
  • Embarazo
  • También puede ser debido a algunos medicamentos

 

Recomendaciones generales

 

  • Evitaremos aquellas prendas ajustadas que compriman el abdomen
  • Debemos esperar unas dos horas antes de acostarnos después de la última comida
  • Para poder descansar puede ser muy útil elevar la cabecera de la cama con calzos de madera de 15 a 20 cms
  • El sobrepeso es un factor de riesgo por lo que es importante mantener un peso adecuado
  • Controlar el estreñimiento con una dieta rica en fibra dietética
  • Resultaría muy positivo librarse del hábito del tabaco
  • Es recomendable acostarse sobre el lado derecho ya que facilita el vaciamiento gástrico

 

Recomendaciones dietéticas

 

  • Es conveniente saber que las bebidas alcohólicas están contraindicadas.
  • Las bebidas carbonatadas aumenta la presión intrabdominal provocando episodios de reflujo, por lo que están desaconsejadas
  • Podemos realizar comidas de poco volumen, para facilitar el trabajo digestivo,  aumentando la frecuencia.
  • Durante las comidas es preferible no tomar líquidos. Es mejor beber agua entre comidas.
  • A la hora de cocinar, optaremos por aquellas preparaciones con menos grasas como a la plancha, al vapor o al horno
  • Es recomendable que los lácteos sean desnatados y el queso fresco.
  • Las carnes magras con poca grasa  (pollo, pavo ternera, conejo) son preferibles
  • Se recomienda el consumo de embutidos magros (Jamón de york, jamón serrano, lomo embuchado)

 

Alimentos que se deben evitar

 

  • Alimentos grasos y fritos
  • Chocolate
  • Menta
  • Café, té y bebidas de cola
  • Bebidas alcohólicas
  • Bebidas carbonatadas
  • Especias picantes: Pimienta, chile etc.
  • Cítricos
  • Nuez moscada
  • Alimentos muy salados